La aproximación al budismo del joven David Bowie

Guru Rimpoche Samye Ling

En el momento de la muerte de David Bowie, acaecida el 9 de enero de 2016, algunos han recordado que en su juventud se sintió fuertemente atraído por el budismo.

Entre 1967 y 1969, David Bowie estuvo visitando con frecuencia el monasterio budista de Samye Ling, situado en Escocia. Lo hacía al mismo tiempo Leonard Cohen, quien ha continuado su práctica meditativa hasta la actualidad. Samye Ling fue el primer monasterio budista fundado en occidente. Fue fundado por el monje theravada canadiense Anandabodhi y más tarde dirigido por Chögyam Trungpa Rimpoche y Akong Rimpoche.

Las visitas de Bowie a Samye Ling eran la culminación continuada de su práctica budista, iniciada desde su primera juventud. En el monasterio conversó con Chime Rimpoché sobre la posibilidad de ordenarse como monje. El lama le aconsejó seguir dedicándose a la música, porque así beneficiaría a mucha más gente que tomando los hábitos. Bowie siguió el consejo como modo de honrar al maestro; años más tarde, en unas declaraciones, dijo: “Un mes más y acabo con hábitos y la cabeza rapada”.

Bowie conoció el budismo de adolescente a través de su hermanastro Terry, y más tarde con las obras del escritor Jack Kerouak y algunos libros divulgativos que le informaron esquemáticamente del Dharma. Pero lo que realmente le impactó fue leer “Siete años en el Tíbet”, la autobiografía de Heinrich Harrer, el alpinista austríaco que llegó a hacerse amigo de Su Santidad el XIV Dalai Lama cuando éste era apenas un niño y muy pocos extranjeros habían pisado Lhasa.  La primera canción de tono budista que compuso, “Silly Boy Blue”, estaba inspiradapor las descripciones que Harrer hizo de Lhasa y el Dalai Lama adolescente. En 1997, Bowie declaraba: “A los 19 años yo era un budista convencido. Muchísimo de lo que me atrajo del budismo al principio ha seguido conmigo. La idea de transitoriedad, que no hay nada a qué agarrarse pragmáticamente, que tarde o temprano tenemos que separarnos de lo que consideramos más querido, porque tenemos una vida muy corta”.

Mientras que unos pensaban que esa inclinación era una simple influencia cultural, otros se daban cuenta de que su relación con el Dharma era una devoción personal auténtica, entre ellos su novia Mary Finnigan o el periodista George Tremlett, a quienes hablaba de budismo durante horas y horas.

Un año después publicaba la canción “Siete Años en el Tíbet”, coincidiendo con el rodaje de la película de Brad Pitt inspirada en la historia de Harrer. No era su primera canción relacionada con el budismo. En 1967 publicó “Silly Boy Blue” y “Karma Man”, y sobre esa misma época se sentía especialmente indignado por la ocupación china de Tíbet. Décadas después reconocía que publicó esas canciones arrepentido de no haber manifestado públicamente su repulsa por la ocupación, tras oir al Dalai Lama hablar sobre ello. En realidad, buena parte de su legado musical está salpicado de referencias a la Tierra de las Nieves y a enseñanzas del Buda. Incluso al conflicto chino-tibetano, en la canción “Karma man”.

De una manera discreta, David Bowie habló a favor de las reivindicaciones tibetanas y ayudó a conseguir medios para la Casa del Tibet de Nueva York. Llegó a grabar una versión de “Siete años” en chino mandarín, con la esperanza de que el mensaje llegase a la juventud china. Y es ese mensaje el que permanece en el momento en que el artista deja su cuerpo, un mensaje que no tiene nada que ver con lo que algunos llaman, a la ligera, fascinación hollywodiana por el nuevo Shangri La. Y el mensaje es que hay algo eterno en nosotros que no puede ser destruido, algo que durará más que la depredación de los conquistadores y el sometimiento de los débiles, una luz enraizada en la conciencia y la dignidad humanas. 

ACTUALIZACIÓN: Lama Chime recuerda con cariño a David Bowie al conocer su fallecimiento y le ofrece su homenaje y sus plegarias. Ver el vídeo, aportado por Debbie Smith:

 

Foto: Imagen de Padmasambhawa en el monasterio de Samye Ling, Eskadalemuir, Escocia.

El monasterio de Samye Ling, liderado por Akong Rimpoché, ha dado origen a la comunidad budista Samye Dzong, vinculada a la escuela Karma Kagyu del budismo vajrayana. Ver información en el website de Samye Dzong en España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s